Los alumnos que llegan al Ceed generalmente tienen un perfil distinto al resto de estudiantes, o bien buscan su primera titulación pero con una media de edad más alta de lo habitual, o retoman estudios que no pudieron acabar en su momento.

Al principio, cuando “aterrizas” en el Ceed, puede parecer un poco lioso, hay mucha información y todo un entramado sobre el que hay que aprender su funcionamiento. La gran cantidad de dudas que surgen, quizás al principio os eche para atrás en vuestra decisión de estudiar aquí, pero con un poco de lectura y documentación no es demasiado complicado. Miles de alumnos lo consiguen, unos muy rápido, otros más lento, pero siempre con el objetivo puesto en aprender. Pero,

¿Cómo será eso de estudiar a distancia?

Básicamente, se basa en unos sencillos pasos que resumimos aquí:

  1. Te matriculas en el Ceed, cumpliendo los requisitos previos, por supuesto.
  2. Consigues el material didáctico (libros, guías, …) de cada asignatura.
  3. Estudias todo ese material.
  4. Te presentas a los exámenes.
  5. Esperas las notas que aparecen en el Aula Virtual.

Expuesto así, el sistema es muy sencillo pero, como todo en la vida, tiene sus ventajas y sus inconvenientes.

Ventajas de estudiar en el Ceed:

  • Puedes estudiar desde cualquier punto geográfico. Sólo es necesario acudir a los exámenes de las evaluaciones (o incluso sólo al examen final), lo que te permite movilidad casi total.
  • Flexibilidad, libertad, no presencialidad. No tienes obligación de asistir a clase.
  • Aunque hay tutorías colectivas y tutorías individuales (en adelante TC y TI) si quieres o necesitas ir, vas, si no lo necesitas no vas y aprovechas ese tiempo estudiando.
  • Tú mismo, de forma autodidacta te regulas el estudio. Cuando tienes más tiempo avanzas más, y si tienes menos, puedes “frenar” un poco.
  • El factor tiempo: si no tienes prisa puedes matricularte en pocas asignaturas y, aunque en más tiempo, puedes terminar tus estudios a tu ritmo (esto no sirve para algunos programas como el de “La Universidad para mayores de 25 años”).
  • Aprendizaje: este sistema te enseña a organizarte, debido a la necesidad de estudio autorregulado. Si no te organizas y empiezas desde el primer día, poco a poco el tiempo se te echa encima. Eso te ayuda a ir mejorando la capacidad de organización.
  • Trabajar y estudiar. Te permite estudiar al mismo tiempo que trabajas y tienes otras obligaciones, casa, hijos, etc.

Desventajas de estudiar en el Ceed:

  • Los temarios de los distintos programas están pensados para que el tiempo que no inviertes en clases magistrales tipo cualquier centro presencial, lo inviertas en estudio y por ello debes “hincar codos” a discreción.
  • Hay personas a las que la falta de clases puede suponer un problema por la necesidad de que les expliquen los temas. Por eso decía antes que aprendes a ser autodidacta.
  • Esto se suple, en parte, con las tutorías individuales a las que puedes acudir a resolver tus dudas.
  • Cansancio: este sistema de funcionamiento supone bastante desgaste, sobre todo si lo compaginas con trabajo. Hay que tener mucha fuerza de voluntad y muchas ganas y no desfallecer.

Hasta aquí, la primera parte de los consejos para empezar a estudiar en el Ceed. Espero que os sean de utilidad.