Las palabras que siguen a continuación son especialmente válidas para las enseñanzas regladas que se cursan en el Ceed, es decir, Bachillerato, Ciclos Formativos y Graduado en Educación Secundaria, puesto que es una decisión personal la duración de los estudios. Sin embargo, no lo son tanto para los Programas Formativos del  centro que preparan para Pruebas Externas y que tienen que estudiarse en bloque y no es posible la secuenciación “a la carta”. Pero, en cualquier caso, te invitamos a leerlas.

La elección de asignaturas en las que uno se va a centrar (aunque esté matriculado de más) es una cuestión de previsión y buen juicio, es decir, supone poner los pies en la tierra haciendo un profundo ejercicio de objetividad personal frente al nuevo curso.

La importancia del asunto nace de que dependiendo del número de asignaturas elegidas vamos a necesitar más o menos tiempo, por lo que debemos contar con los factores externos al estudio que nos dispersarán en mayor o menor medida, tales como trabajo, familia, ocio, etc.

Evidentemente, no existen fórmulas mágicas que puedan darnos un número de asignaturas para cada situación personal, pero vamos a intentar en lo posible que visualicéis los factores que os pueden influir para acabar vuestros estudios.

Cómo planificar el tiempo de estudio

Para comenzar a planificar el tiempo de estudio hay que ser realista porque el tiempo es escaso y limitado, aunque a largo plazo parezca que tengamos muchísimo. También hay que ser precavido porque hay que contar con un tiempo “no contabilizable”. Me explicaré:

Planificando, podemos contar el tiempo que dedicaremos al trabajo, casa, familia, deporte, ocio, etc. … pero, a medida que pasan los días, aparecen los pequeños extras. Si, por ejemplo, hoy no nos apetece estudiar porque ha sido un día especialmente duro en el trabajo, eso sería tiempo “no contabilizable”.

¿Cómo puedes planear los días que cualquier asunto reclamará tu atención fuera del estudio?.De ninguna manera, por lo que, a la hora de planificar nuestro tiempo de dedicación al estudio hay que dejar un pequeño margen. Por ejemplo:

  • Trabajo = 8 horas + desplazamiento = 10 horas
  • Descanso = 8 horas
  • Casa, familia y asuntos personales = 3 horas 

Total de tiempo de estudio = 3 horas diarias.

En este ejemplo hemos dejado aparte el fin de semana para simplificar pero, evidentemente, nada más lejos de la realidad. Supongamos que podamos dedicar 10 horas entre sábado y domingo: en ese caso podemos añadir 1 hora más al día, es decir, nuestros “días tipo” serían cinco por semana y dispondríamos de 4 horas de estudio.

A partir de aquí la cuestión es desarrollar nuestras necesidades a nuestra situación personal. No existe ningún estándar porque cada persona es única, con sus quehaceres y responsabilidades, gustos personales, fuerza de voluntad, capacidad de concentración, conocimientos previos, capacidades,…

Entonces, ¿qué podemos hacer para acertar en la elección de asignaturas?

He aquí dos cuestiones en una:

¿Qué asignaturas? Si estamos en Bachillerato, aquéllas que me preparen mejor para el objetivo que me he marcado después, aunque no me gusten especialmente. Te recomendamos que mires detenidamente los Itinerarios formativos que tienes a tu alcance en esta misma web, en la pestaña de Bachillerato, así como las Ponderaciones de acceso a la Universidad.

¿Cuántas asignaturas? Según el cálculo de más arriba podemos hacer una estimación para “no pasarnos” demasiado ni quedarnos demasiado “cortos”, pero los mejores indicadores son los que te da tu experiencia personal.

¿Qué son las guías de las asignaturas?

Una vez establecido el tiempo de que dispones diariamente para estudiar, hay que recoger otra información muy importante, las características de cada asignatura que están contenidas en las guías.

Muchos alumnos no saben ni que existen y, desde mi punto de vista, es lo peor que les puede pasar. Si no lees la guía de la asignatura estarás completamente perdido, irás a ciegas, y te sumergirás en una asignatura de la que no conoces ni siquiera su forma de evaluar, de examinarte, los contenidos,… información vital para superarla. Leer la guía, aunque sea larga y pesada, jamás es un tiempo perdido; al contrario, cuando perderás el tiempo es si no la lees porque tendrás dudas y no sabrás cómo resolverlas, buscarás, escribirás mensajes preguntando y perderás el tiempo y se lo harás perder a otras personas, y sólo por no haber dedicado un rato a leer las guías.

Como véis, es complicado dar una solución única a todas estas cuestiones, pero lo más importante es ser objetivo y coherente con las propias posibilidades, lo que evitará que nos sobrecarguemos en exceso y que abandonemos. Espero que estos comentarios os sean de utilidad, como mínimo para daros algún truco, pista o pequeña ayuda en vuestros estudios.